ENTREVISTA A...

PACO LUGO

Un entrenador que transmite serenidad, confianza y seguridad en la palabra. Hombre de club que ha visto crecer a los más pequeños, en una labor fundamental para el desarrollo de los jugadores.

Hablamos con Paco Lugo, entrenador de la Escuela A de la UD Amistad

Pregunta -Para los que no le conocen mucho, cuéntenos un poco, ¿cuántos lleva en la UD Amistad?

Paco Lugo -En la UD. Amistad llevo casi 8 años entrenando, aquí vine de la mano de Paco Garcia Coordinador en ese momento de Futbol 8, cuando mi trabajo me trajo a Zaragoza, Paco me propuso entrenar un equipo de las escuelas ya que conocía de sobra mi amor por el futbol, por los niños y por la enseñanza, así que vio en mí el candidato perfecto para ese puesto, y yo acepté y aquí sigo desde 2010 aunque me he tomado algún año sabático para desenganchar y renovar energías.

P - Hasta la fecha, siempre se ha movido en la categoría Escuela, con los más pequeños, ¿por algún motivo en concreto?
PL - Por un motivo muy sencillo, me gusta el futbol pero no me gusta la competición en edades tan tempranas como tenemos en el futbol base, además mis conocimientos técnicos tampoco dan para mucho, para las Escuelas y poco más. Volviendo a la pregunta, creo que se compite demasiado pronto, si por mí fuera quitaría la competición también de pre benjamines y solo a partir de benjamines empezaría con las clasificaciones, creo que los niños de forma natural ya son competitivos, por ello no creo que haya que imbuirles más competitivad para alcanzar una clasificación.

P - Cuando llega a cada entrenamiento, ¿qué es lo que más le preocupa durante la sesión?
PL - Tenemos que tener en cuenta que entreno con niños de 5 y 6 añitos, por lo tanto los ejercicios se tienen que adaptar de forma específica a su edad, tienen que ser muy sencillos, fáciles de hacer y como característica principal tienen que ser entretenidos, con el mínimo tiempo de espera entre un ejercicio y otro, la experiencia me ha demostrado que cuando los “leones” como llamo cariñosamente a mis chicos, se aburren empieza el descontrol en el entrenamiento. Para un niño de esa edad el entrenamiento tiene que ser un juego, un rato divertido con sus compañeros y nunca una obligación, el niño no viene a entrenar para jugar el sábado, viene a entrenar porque se divierte tanto como el sábado.

P - La categoría Escuela es muy especial, con chicos que comienzan a tener su primera experiencia en el fútbol, ¿cómo se gestiona esta situación?
PL - Actuando igual que lo haríamos frente a un juego, si vieras los primeros partidos son como pollos sin cabeza, todos detrás del balón sin orden ni concierto, ahora, al final del segundo año, ya se va viendo otra cosa, también hay que aprender a gestionar sus miedos e inquietudes, niños que no quieren jugar porque se manchan cuando se caen, otros que se comen las bolitas negras del césped o el que no quiere jugar porque dice que en el otro equipo son más, son situaciones que tienes que gestionar y donde la experiencia te ayuda de gran manera.

P - En todos estos años ha visto pasar decenas y decenas de chicos, ¿hay alguno que tenga especial recuerdo para ti?
PL - Todos te dejan una huella, unos por un motivo, otros por otro, hasta los padres te dejan huella. Siempre he procurado que desde la diferencia, porque todos los chicos son diferentes, el trato sea el mismo para todos, y sin duda todos se llevan un poco de ti cuando se van.

P - Cuando afronta una nueva temporada, ¿cuál es el objetivo que se marca para el final de esta?
PL - El principal, sin duda, es que se hayan divertido durante todo el año, tengo unos objetivos futbolísticos, tanto en el orden individual como colectivo, pero esos objetivos están a años luz del objetivo principal: La diversión de los “leones”.

P - Técnica, velocidad, coordinación, carácter, constancia, disciplina, fuerza,… ¿de todos estos adjetivos, cuál cree que es el más importante para terminar despuntando en los siguientes años?
PL - Todos esos adjetivos están muy bien, pero para chicos de mayor edad, para despuntar hay que disfrutar jugando al futbol, incluso aquellos chicos que al principio de la temporada lo quieren dejar y poco a poco van perdiendo el miedo y los nervios, yo te diría que a día de hoy, todos mis leones disfrutan jugando y entrenando, espero no equivocarme.

P - Una categoría tan especial como esta, ¿cree que hay respeto y educación por parte de padres y entrenadores en líneas generales en todos los campos?
PL - La verdad es que la evolución de la Liga Venecia ha sido favorable desde que yo la conozco, creo que la mayoría de los equipos tienen adquirido el espíritu del Torneo Venecia donde no hay ni primeros ni últimos, ni ganadores ni derrotados, etc…
En algunos casos ves alguna cosilla que se sale de este espíritu pero yo lo achaco a la juventud de algunos entrenadores en esta categoría, siempre he sido de la opinión de que cuanto más pequeños son los chicos más maduros deben ser sus entrenadores. En mi caso pongo en contrapunto a mi veteranía eligiendo siempre una segunda entrenadora mucho más joven que yo, este año Arantxa que con sus 16 años hace de puente entre los “leones” y yo.

Hablemos de la temporada actual.

P - Este es el segundo año que lleva el mismo grupo, ¿cómo considera al equipo?
PL - Este grupo de “leones” que me ha tocado dirigir desde hace año y medio es de lo más heterogéneo que he tenido hasta ahora, con niños muy diferentes en muchos aspectos, si nos referimos a lo estrictamente futbolístico diría que su principal característica es la pelea y las ganas de jugar sin dejar atrás la unión que existe dentro de todo el equipo.

P - A pesar de ser tan pequeños y de la limitación que existe por las normas de la Liga Venecia, ¿qué estilo de juego intenta inculcar al equipo?
PL - Yo intento que al final del segundo año seamos capaces de desarrollar un juego combinativo con un claro propósito atacante, mi regla es el PARO-MIRO-PASO, como en el tranvía, trato de inculcar conceptos claros y sencillos fácilmente asimilables por los “leones” y de potenciar las individualidades que considero que son también muy importantes, aunque hay aspectos más “naturales” como es el tiro a portería o el regate que ya lo practican desde que tienen un balón entre los pies, sin embargo el pase al compañero hay que trabajarlo, ya que no sale de forma tan espontanea, repito sin cortar el desarrollo de sus habilidades individuales.

P - Los padres son fundamentales y grandes forofos cuando ven a sus hijos, ¿qué tal lleva la relación con los padres, más aún en una edad tan temprana donde están tan pendientes?
PL - La verdad es que suelo llevarme bien con los padres, aunque como anécdota te diré que me llevo mejor cuando dejo de entrenar a sus hijos que cuando los estoy entrenando, algunos me dicen que tengo una relación fría con los padres, aunque hago esfuerzos porque no sea así, quizás la diferencia de edad sea un motivo. Lo que si les agradezco siempre es la confianza que depositan en mi al dejarme a sus cachorros durante los entrenamientos y los partidos.
Suelo tener contacto con ellos a través de las redes sociales y lo que hago desde que comencé a entrenar es dedicar el primer entrenamiento a ellos, para que tengan claro que es lo que quiero durante el año y que me conozcan un poco más.

P - Dentro del equipo, ¿hay mucho zaragocismo, o hay mucho madridista y culé?
PL - Si te digo la verdad hablamos poco de los jugadores de primera división, lógicamente tienen el referente de Messi o Ronaldo, especialmente a la hora de celebrar los goles, pero poco más, eso sí, a todos les tira el Zaragoza, de hecho algunos son habituales en la Romareda.

P - ¿Cuál ha sido el mejor momento en lo que va de temporada?
PL - Como no hay competición propiamente dicha, no tenemos grandes momentos futboleros, hay partidos más disputados que otros, partidos que te alegra más un gol que otros, yo te diría que todos los momentos con los “leones” son los mejores momentos.

P - ¿Y el peor momento?
PL - Sin lugar a duda los problemas de salud, un chico del API que se cayó y se dio con un bordillo en la boca y nos asustó bastante, gracias a Dios no fue nada grave, o cuando a uno de nuestros leones le tuvieron que ingresar por un problema respiratorio, esos son sin duda los peores momentos, pero jugando no ha habido nunca malos momentos, ganemos o perdamos, aunque la verdad en muchos partidos no sé si hemos ganado o hemos perdido.
Pasemos a la parte final de la entrevista, donde hablaremos un poco de la parte más personal. Paco Lugo

P - ¿Cómo se considera como persona?
PL - Me considero una persona tranquila, metódica, disciplina y agradecida a la que le gusta disfrutar de cada instante, ya sea con los “leones” o con mi familia o haciendo lo que esté haciendo, y siempre agradecido a Dios por lo que me ha dado, que no es poco.

P - ¿Qué es lo más importante de su vida?
PL - Sin lugar a dudas la familia, es la que siempre está a tu lado, la que celebra los buenos momentos y te apoya en los malos, además esto se lo he tratado de inculcar a mis hijas, haciéndolas ver que su mejor amiga siempre será su hermana.

P - Todo hemos tenido personas que nos han influido mucho en nuestra vida, ¿quiénes han sido para usted esas personas?
PL - Han ido variando dependiendo de la etapa de mi vida, por supuesto mis padres y hermanos, mis profesores, mis compañeros, mi esposa y finalmente mis hijas de las que aprendo cada día cosas nuevas.

P - En casa, ¿qué opinan de su gran afición al fútbol?
PL - Lo llevan con moderada resignación, a pesar del mucho tiempo que me quita la Escuela no suelen protestar, además mi esposa hacemos algún viaje al final de temporada para que no se enfade con mis compromisos, hay que tener en cuenta que la Escuela te hipoteca casi todos los fines de semana desde Septiembre hasta Junio y para un matrimonio viajero, como somos nosotros, es un gran hándicap.
Lo que sí les enfada es que me tome tan en serio esto de entrenar en las Escuelas y que algunas veces me lleve disgustos que no tendría por qué, pero luego se pasan y sigo disfrutando de mis “leones” que son lo mejor del futbol, sin lugar a dudas. En definitiva ellas están contentas porque me ven a mi feliz con mis chicos.

P - ¿Algún día le veremos entrenar equipos más mayores o no se mueve de la Escuela?
PL - A pesar de que cada fin de temporada los padres me tiran la caña, mi respuesta es siempre la misma: Nunca, never, jamais, y en alemán no te lo digo porque no se alemán, es un NO rotundo, me gusta disfrutar del futbol, disfrutar de mis “leones” y no tener que mirar clasificaciones, tiempos, resultados, etc…

P - Si en algún momento tiene que poner un ejemplo de un jugador profesional en algún ejercicio o charla, ¿qué jugador cree que es un buen modelo?
PL - Son muy pequeños para tener referencias de jugadores en el juego, son más de la Patrulla Canina o de Bob Esponja.

P - ¿Tienes alguna referencia como entrenador?
PL - Siempre he dicho que más que un entrenador me considero un educador, no tengo ningún título de entrenador pero si tengo el CAP (Curso de Aptitud Pedagógica) que te da la Universidad de Zaragoza, por lo tanto no tengo referencias en ese campo, me gustan los entrenadores que sean líderes de su equipo.

P - Terminamos la entrevista no sin antes agradecerle el tiempo dedicado y un agradecimiento especial por parte de todo el club por la gran labor que realiza con los pequeños, ¿quiere comentar algo a sus jugadores que seguro que leerán la entrevista?
PL - No quisiera acabar la entrevista sin agradecer a la UD. Amistad la oportunidad que me ofreció en su momento para poder entrenar un equipo de la Escuela, también la confianza que demuestran cada año renovándome en mi puesto. Gracias también a Paco Garcia que fue quien me animó a emprender esta maravillosa empresa.
Dentro del club quisiera tener un agradecimiento especial con Pablo Muñoz al que no solo considero el vice, sino un amigo y al cual veo como un ejemplo a seguir por si algún día cambio el césped por los despachos.

Por supuesto a Arantxa, mi chica, agradecerle su paciencia por aguantarme, que tiene su mérito, por su apoyo total en todo momento y su ayuda en estos dos años.

Finalmente y dirigido a mis “leones”: Divertíos siempre jugando al futbol y su un día dejáis de hacerlo, buscar otro deporte, el futbol tiene que ser alegría y nunca una obligación.
A los padres daros las gracias por “prestarme” a vuestros chicos ya que sin esa confianza habría sido imposible hacer mi trabajo cada día, si es que esto es un trabajo.

Y como no me quiero dejar a nadie: Muchas gracias a todos.




Otras entrevistas

Entrevista al presidente del club, Ángel Hervás

Entrevista a Óscar Whalley, portero del Real Zaragoza

Entrevista a Rubén Floria, entrenador del Primera Alevín

Entrevista a Álvaro Meseguer, jugador del Real Zaragoza

Entrevista a Javier Benito, entrenador del División de Honor Infantil.

Entrevista a Luis Brinquis, entrenador del Segunda Benjamin A.

Entrevista a Iván Andreu y Álvaro Urquiri, entrenadores del Segunda Infantil.

Entrevista a Pedro y David Sebastián.

Entrevista a Jesús Gracia Alfonso.

Entrevista a Mario Marcos y Óscar Caro, capitanes del Primera Cadete.

Entrevista a Boria Juste, coordinador de Fútbol 8 de la UD Amistad.